Planificación del embarazo

Home Obstetricia Planificación del embarazo

Si ha llegado el momento de buscar un embarazo, existen una serie de consejos y recomendaciones aplicables a todas las mujeres pero con más razón si pretendes un embarazo.

Consulta preconcepcional

La consulta preconcepcional es aquélla que optimiza las condiciones sociales y médicas tanto maternas como paternas antes de la concepción. El objetivo: aumentar las posibilidades de un embarazo sano. La salud de la mujer durante el embarazo depende de su salud antes de la gestación; por ello, la asistencia durante el periodo preconcepcional se considera que forma parte de la asistencia prenatal.

La asistencia antes de la concepción puede ser útil tanto para las mujeres que acuden espontáneamente a solicitar consejo antes de iniciar un embarazo, como para aquéllas que la solicitan por la existencia de factores de riesgo o enfermedades previas a la gestación. Tanto en mujeres sanas, como con enfermedades previas, se ha demostrado que la implantación de programas de atención sanitaria preconcepcional mejora la salud de la madre y del bebé.

Objetivos de la consulta:

  1. Fomentar actividades preventivas y promotoras de la salud
  2. Clasificar el riesgo de la mujer de cara a un embarazo.
  3. Comenzar con los suplementos vitamínicos.

Alimentación. Peso

El estado nutricional es uno de los factores más directamente relacionados con la salud de la futura gestante y su descendencia. Siempre, y especialmente en la mujer con expectativas de concepción inmediata, es recomendable alcanzar el peso adecuado, reducir o suprimir el consumo de tabaco, bebidas alcohólicas u otras drogas y mantener una alimentación variada y equilibrada. Existe un grupo de mujeres con características especiales que pueden requerir consejos específicos: anemias, tratamientos con fármacos que alteren la absorción del ácido fólico, índice de masa corporal alterado (ya sea por exceso o defecto), dietas vegetarianas estrictas…Si entras dentro de este grupo de mujeres es conveniente que realices una consulta preconcepcional.

La posibilidad de concebir de las mujeres obesas se reduce en un 5% por cada unidad de índice de masa corporal (IMC, el resultado de dividir el peso en kilogramos entre la talla en metros al cuadrado) que supera la cifra de 29. Aunque a partir de cifras de IMC mayores de 25 ya se ve disminuida la fertilidad. En el caso de precisar un cambio de peso, será conveniente una estrategia de aumento o reducción gradual, y siempre bajo control médico.

Ejercicio físico

Potenciar el ejercicio físico regular ayuda a mantener el peso adecuado.

Vacunas

Conviene revisar la cartilla de vacunación y comprobar que tengas inmunidad frente a rubéola, y hepatitis B, que estés al día con las dosis de recuerdo de tétanos. Si no es así se procederá a la vacunación de las mismas antes del embarazo.