La revisión ginecológica

Home Ginecología La revisión ginecológica

Toda mujer debería hacerse un examen ginecológico completo anualmente:
Desde el momento que comienza a tener relaciones sexuales.
A partir de los 25 años, aunque no tenga relaciones sexuales.

¿Por que debo hacerme  una revisión ginecológica?

La revisión tiene como objetivo:

  1. La prevención: detectando factores de riesgo que deban corregirse, por ejemplo fomentar el uso del preservativo para prevenir enfermedades de transmisión sexual, hábitos de alimentación adecuados para prevenir osteoporosis…
  2. El diagnóstico precoz: evaluando el estado del aparato genital y las mamas, para comprobar su normalidad o poder detectar patologías en su fase más precoz, como el cáncer de cérvix o cáncer de mama.

¿En qué consiste la revisión?

En primer lugar se realiza la historia clínica, consiste en una serie de preguntas que incluyen los antecedentes familiares, la presencia de enfermedades o tratamientos crónicos, alergias medicamentosas o intervenciones quirúrgicas, Hábitos tóxicos.

Así mismo se interroga sobre la edad de la primera regla, frecuencia y duración de las mismas, fecha de última regla, número de embarazos, evolución de los mismos. Métodos anticonceptivos…

Una vez completada la historia se pasa a realizar la exploración física, que consiste en la valoración de los genitales externos (distribución y cantidad de vello pubiano,  labios mayores y menores, características del clítoris, características del himen) inspección de la vagina y el cuello uterino (para visualizar la vagina y la parte externa del cuello uterino es preciso la introducción de un espéculo). Se realiza también una exploración mamaria: palpación de las mamas para determinar sus características y detectar cualquier anormalidad. La exploración se complementa con un tacto de las áreas ganglionares de la axila y la zona clavicular, así como una expresión de los pezones para comprobar si existe algún tipo de derrame.

Pruebas auxiliares rutinarias:

  1. Citología: Durante la inspección vaginal, se procede a la recogida del material necesario para el estudio citológico cervicovaginal, que pretende descartar la presencia de lesiones premalignas o malignas del cérvix uterino
  2. Ecografía ginecológica: para descartar patología uterina u ovárica
  3. Ecografía mamaria
  4. Mamografía: para descartar cáncer de mama, en aquellas mujeres en las que este indicada, ya sea por edad, antecedentes familiares o presencia de patología. La periodicidad de las mismas la decide el ginecólogo en función de las características individualizadas de la paciente

Existen además otra serie de pruebas complementarias que sólo se realizan con indicación médica, es decir no se le practican  a todas las mujeres, entre estas pruebas están:

  1. Colposcopia
  2. Biopsia cervical o endometrial
  3. Sonohisterografía
  4. Exudado vaginal
  5. Densitometría ósea